busqueda-empleo-consejos

1. Decídete a encaminar tu vida: tal vez te sientas cómodo en tu situación de desempleo, pero no feliz; sal de la zona de confort, decide qué es lo que quieres hacer realmente y toma acción para conseguirlo. Hoy es el día.

2. Desempolva la hoja de vida y sácale todo lo que le sobra, que suelen ser esas palabras comunes colocadas en el perfil profesional (“personalidad dinámica, dispuesta a aprender, colaboradora…”, “sin temor a los retos y a los cambios”). Incluye en el perfil profesional únicamente aquellas capacidades que la empresa necesita de ti, aquello que te diferencia del resto. Es muy importante personalizar la hoja de vida, hacer una específica para cada oferta laboral, no cientos de copias de un mismo curriculum (no es la misma hoja de vida que se debe presentar para un vicepresidente comercial que para un gerente técnico, por poner un ejemplo).

3. Amplía tu red de contactos. Ingresa en LinkdIn, una red social en la que puedes registrar tu hoja de vida permitiendo que otra gente te pueda conocer. Ve a la bolsa de trabajo de tu universidad. Ayuda a tus amigos, estrecha lazos para que te ayuden en reciprocidad; esto será más efectivo que un “si sabes algo de un trabajo, me avisas”.

4. Cambia tu actitud en la entrevista de trabajo. Uno siempre quiere llegar impresionando. Más que mostrarse interesante, hay que llegar mostrando interés. En lugar de listar todo lo que has hecho, pregunta y, sabiendo lo que necesitan, contesta de acuerdo a lo que necesitan. Mucha gente es capaz de hacer un trabajo, pero hoy en día se contrata al que realmente lo quiere.

5. Ten esperanza. Si no crees que vas a lograr el trabajo que quieres ¿quién lo va a creer por ti? Si no te crees capaz de realizar el trabajo, difícilmente lograrás convencer al empleador de tu idoneidad para el empleo en cuestión. Además, la autoestima elimina los nervios a la hora de hablar en una entrevista.

Esperamos que lleves a la práctica estos consejos y que tengas una búsqueda de empleo exitosa.