Cómo hacer un buen curriculum: tips para llamar la atención

¿Cómo hacer la hoja de vida perfecta? ¿Cómo hacer un curriculum vitae ejemplar que haga que la persona que lo lea se convenza de que nos tiene que ofrecer a nosotros el trabajo?

hoja-de-vida-tips-curriculum

Quédate a leer este artículo y descubrirás 3 valiosos tips con los que podrás llamar la atención y hacer un buen curriculum que impacte.

1. Muestra aquello que te diferencia del resto

Siempre hay algo que nos hace únicos, algún detalle. Puede ser la curiosidad, la ambición… Eso tenemos que plasmarlo en la hoja de vida de alguna manera, bien en la sección de habilidades o bien en la sección de experiencia. Debemos contar los proyectos en los que nos hemos embarcado, aunque los hayamos desarrollado en nuestro tiempo libre. Hay pequeños detalles que hablan de nosotros, de lo que somos capaces de hacer, de lo que nos hace únicos.

2. Cuantificar nuestra experiencia

Exponer objetivos que hemos llevado a cabo, qué función hemos desempeñado y plasmar cantidades. Eso le da un aspecto mucho más atractivo a nuestras habilidades y experiencias. Podemos medir muchos datos: cantidad de clientes atendidos, cantidad de proyectos realizados, el importe de dichos proyectos, premios o menciones tanto a nivel educativo como laboral…

3. Intentar comulgar con las ideas de la empresa.

Haremos una investigación en los perfiles de la empresa para encontrar los ‘mantras’ que definen el espíritu de la empresa a la que enviamos nuestro curriculum; a continuación, añadiremos sutilmente en nuestras habilidades este tipo de palabras que conectan con las ideas de la empresa.

Esperamos que estos consejos sobre cómo hacer una hoja de vida que impacte y tenga éxito te hayan resultado útiles. Si quieres saber más sobre cómo hacer una hoja de vida, puedes encontrar más artículos en esta web.

Errores de curriculum más comunes

1. Hacer un curriculum muy largo. Ya dijimos que la brevedad es un aspecto clave.

2. Correo electrónico informal. No se ve profesional incluir un correo electrónico que lleve nuestro apodo o que aluda a nuestra banda de rock favorita. Ningún reclutador va a tomar con seriedad el documento de una persona que no ha tenido el cuidado de crear una cuenta exclusivamente para el trabajo.

3. Faltas de ortografía. Utiliza correctores ortográficos en tu procesador de textos, aunque eso no garantiza al 100% que la hoja de vida quede libre de errores. Aquí tienes unas recomendaciones muy útiles al respecto.

4. Fotografía inapropiada. Existe controversia sobre si es pertinente o no incluir nuestra fotografía en la hoja de vida. Nosotros recomendamos incluirla, por la sencilla razón de que vivimos en un mundo en el que prima lo visual. Un curriculum sin fotografía pierde impacto y parece incompleto. Es importante presentar una imagen profesional; a poder ser, acude a un estudio fotográfico. No utilices una foto demasiado antigua, ni de redes sociales.

5. Información falsa. Es un error tratar de inflar nuestro curriculum con cifras o dar datos falsos para tratar de conseguir una entrevista porque nos estaremos cerrando puertas y perdiendo oportunidades. Debemos tener un poco más de confianza en nosotros mismos. En las 05 publicadas se encuentra el ideal que quiere encontrar la empresa, pero hay un rango de flexibilidad en los reclutadores. Hay que ser honestos con nuestra información; quizá nuestros conocimientos, experiencia y habilidades puedan compensar algún área de debilidad que tengamos en nuestro curriculum.

6 partes que no deben faltar en una buena hoja de vida

1. Título

El título de la hoja de vida es una sección muy desaprovechada por los candidatos. Hay una sección en nuestro perfil online donde es importante poner un título. Generalmente, lo que se suele poner ahí es algo así como “CV”, “Curriculum Vitae“, el nombre de la persona… ¿Qué sucede con esto? Lo primero en que se posa la mirada de los reclutadores, cuando ven el listado de los candidatos que se están postulando a una vacante, es en el título de nuestra hoja de vida. Con lo cual, lo que pongamos en nuestro título se convierte en una oportunidad de vendernos de una manera atractiva antes de que el reclutador siquiera conozca nuestro perfil.

Veamos algunos ejemplos de títulos de hojas de vida:

Cajero con 3 años de experiencia. Organizado y responsable”.

Contador titulado con 4 años de experiencia. Especialista en impuestos”.

Asistente de dirección. Organizada y Proactiva. Excel avanzado”.

Diseñador web. Photoshop, Ilustrator y Fireworks nivel avanzado”.

Ingeniero Mecánico con experiencia en industria automotriz. Inglés avanzado”.

No es necesario tener un título profesional para poner un título atractivo en nuestro curriculum.

En esta parte estamos proporcionando información valiosa, estamos diciendo que tenemos cierto tiempo de experiencia y que además tenemos un área de especialización.

Se recomienda que, si hacemos el documento en un procesador de textos como Word, también utilicemos un título para que nuestro documento sea más atractivo y le anticipemos al reclutador qué se va a encontrar en nuestro documento.

2. Datos personales

Hay tres datos que no pueden faltar en todo curriculum: el nombre, el teléfono de contacto (número celular generalmente) y una cuenta de correo electrónico.

Muchas veces, los candidatos dan datos personales que no son relevantes para los reclutadores, como por ejemplo su estado civil, su nacionalidad, lugar y fecha de nacimiento. El hecho de dar esos datos se ve poco profesional.

Pero hay una excepción: cuando estamos leyendo la vacante a la que nos vamos a postular encontramos algunos detalles que el reclutador pone como requisitos. Si en la vacante dice que hay un rango de edad o que hay una restricción de zona geográfica (el reclutador desea que vivas en la zona de la vacante), entonces sí será pertinente poner ese tipo de información. De lo contrario, con los tres datos que dijimos al principio será más que suficiente.

3. Objetivo profesional

hoja-de-vida

Aquí es importante señalar que no hemos de enfocarnos en nuestras propias necesidades, como en el ejemplo siguiente:

“Aplicar mis conocimientos para contribuir al desarrollo de la empresa”.

Se trata de un objetivo profesional, en el que parece que decimos mucho pero en realidad no estamos dando un mensaje contundente. Se trata de una frase que los reclutadores se encuentran en el 99% de los currículos que revisan.

La idea de un objetivo profesional es enfocarnos en cómo la empresa va a obtener un beneficio al contratarnos, como en el ejemplo que sigue:

Analista Financiero con 7 años de experiencia en mercados financieros y análisis estadístico. Competente en planeación financiera y administración de proyectos. Acostumbrada a trabajar bajo presión, cumplir con tareas urgentes y realizar reportes con alto nivel de eficiencia”.

En este mensaje sí que compartimos mucha información: estamos diciendo que tenemos experiencia, las áreas en las que tenemos esa experiencia, nuestras competencias (planeación financiera y administración de proyectos), y añadiendo otras competencias adicionales como son el sentido de urgencia y la excelencia.

Así pues, el objetivo profesional es una gran oportunidad para volver a vendernos antes de que el reclutador mire nuestra experiencia laboral.

4. Último grado de estudios

Nuestra hoja de vida ha de ser un documento breve, así que no debemos poner información irrelevante, como dónde cursamos la primaria o la secundaria. Si tenemos un grado profesional es evidente que cursamos primaria, secundaria y preparatoria.

Pero por norma general lo que debe ir en nuestra hoja de vida es nuestro último grado de estudios.

Hay algunas excepciones, sin embargo. Por ejemplo, si eres diseñador gráfico y cursaste un bachillerato técnico en dibujo asistido por computadora, ese dato tiene un valor curricular y si la vacante está relacionada con esa industria es pertinente realizar esa referencia académica. O, si estamos aspirando a una vacante para dar clases en una universidad y tenemos un posgrado, será relevante poner nuestra licenciatura, nuestra maestría o nuestro doctorado. Si tenemos una carrera trunca, es pertinente poner los semestres que tenemos certificados si tenemos boleta de calificaciones.

Tampoco es muy recomendable poner el promedio. Si eres recién egresado y te estás vendiendo como un estudiante de excelencia, si recibiste una mención honorífica en tus estudios, quizás sí sea pertinente. Pero si eres un profesionista que tiene 15 años de experiencia es absolutamente irrelevante poner el promedio de tu preparación profesional; es preferible omitirlo.

5. Experiencia laboral

La experiencia laboral es la espina dorsal de nuestra hoja de vida, donde reflejaremos lo que sabemos hacer, cuáles son nuestras habilidades y cuáles son nuestros logros. Cada experiencia laboral debe incluir cinco elementos básicos.

El primero es el nombre del puesto, qué cargo desempeñamos en nuestra empresa.

Después iría el nombre de la empresa. Un tip muy útil es poner la página web de la empresa en la que trabajamos. Si yo por ejemplo trabajé en una empresa muy reconocida como Coca-Cola de inmediato el reclutador tendrá una idea del giro al que me dediqué, del tipo de empresa para la que laboré; pero si trabajamos para una empresa más pequeña, le daremos la confianza al reclutador de que puede verificar toda la información que nosotros estamos proporcionándole.

Lo siguiente sería poner el periodo laborado. No sería necesario poner la fecha exacta; basta con poner el mes y el año de nuestro ingreso y el mes y el año en el que dejamos de colaborar con esa empresa.

A continuación escribiremos una breve descripción de nuestras funciones, de tres a cinco actividades, las más destacadas para nuestro puesto.

Finalmente, los logros.

Una recomendación respecto a esto es utilizar cifras: al poner cantidades, hablar de frecuencia, de presupuestos, de montos de dinero manejado… damos más valor y destacamos nuestra experiencia profesional, al dar cuenta de lo relevante que fue nuestro puesto.

Si llevas 20 años laborando en una empresa y entraste como auxiliar administrativo, posteriormente fuiste supervisor de ventas y más tarde tuviste una gerencia, separa tus experiencias profesionales de manera independiente (una por cada puesto que desempeñaste). Los reclutadores se fijarán en cómo creciste, cómo te desarrollaste dentro de una empresa.

6. Habilidades y conocimientos

Idiomas: el inglés es sin duda el idioma más solicitado por las empresas.

Programas de cómputo.

Software utilizado.

Competencias laborales: estas competencias no están relacionadas con nuestros conocimientos técnicos; se trata de las habilidades que nos permiten tener determinadas reacciones frente a situaciones que se presentan en la vida cotidiana laboral. Ejemplos de competencias laborales son habilidades comunicación, liderazgo, persuasión…

5 claves para una hoja de vida de alto impacto

Para poder conseguir una entrevista de trabajo es necesario tener una hoja de vida de alto impacto.

Lee con atención puesto que daremos 5 claves para tener un curriculum ganador:

1. Brevedad: es decir, no debe contener información que no vaya a ser relevante para el reclutador. Debemos exponer únicamente aquella información que el reclutador esté esperando encontrar.

Quizá te preguntarás: ¿hay algún número de cuartillas que sea el ideal para abordar tu currículo?

Podemos decir que 2 cuartillas serían un promedio ideal. Sin embargo, podemos ser flexibles si tenemos más o menos experiencia, y consideramos que es necesario que aparezca en nuestro documento.

En este sentido también es importante mencionar que, por ejemplo, el curriculum de un recién egresado abarcará como mucho una cuartilla. No hay necesidad de poner más información.

2. Claridad: la información que aparezca en la hoja de vida tiene que verse ordenada, facilitando que el reclutador no se pierda. La claridad está asociada a nuestras habilidades de comunicación; si nosotros presentamos un curriculum que el reclutador pueda entender vamos a tener la ventaja de estar demostrando la competencia comunicativa que poseemos.

3. Debe venderte: la hoja de vida no es solamente un resumen de nuesto historial laboral, no sólo debe decir lo que sabemos hacer, sino que también debe vendernos y convencer a la empresa de que nosotros somos el candidato que ellos están buscando. ¿De qué modo? Explicitando lo que nos hace diferentes del resto.

4. Debe ser profesional: la hoja de vida es un documento que requiere seriedad y que debemos tener actualizado de manera constante; nuestro currículo será reflejo de nuestra personalidad y de nuestro perfil profesional.

5. Debe estar libre de errores: la correcta redacción y la cuidada ortografía son aspectos fundamentales, así como la actualización del documento.

El tema de mantener la hoja de vida actualizada es más importante de lo que parece. Muchas personas piensan que, si no están buscando trabajo, actualizar el curriculum no tiene ningún sentido. Pero la realidad es que las empresas pueden encontrarnos aunque no nos estemos postulando a una vacante, realizando búsquedas de perfiles en sus bases de datos de candidatos, y si a nosotros no nos ha parecido importante actualizar nuestro curriculum y la información que aparece en él es de hace dos o tres años, las empresas no se van a fijar en nosotros, con lo cual estaremos perdiendo oportunidades.

Continuando con esta idea, has de tener en cuenta que nunca se sabe si nuestro trabajo actual es seguro; en un futuro te pueden surgir necesidades diferentes (ya sea por cambios de intereses o por cambios en tu vida personal) y por ello es crucial que nuestra información esté actualizada.

7 consejos para hacer una hoja de vida profesional

como-hacer-hoja-de-vida-profesional

Tienes que pulir tu hoja de vida para que quede profesional, porque si no tienes un curriculum profesional el reclutador no le prestará demasiada atención.

Es muy frecuente ver hojas de vida repletas de erratas y de incoherencias en el diseño (viñetas en un lado, guiones en otro; encabezamientos con negrita al lado de encabezamientos con letra normal…). Para no dar una primera mala impresión tienes que conseguir que tu hoja de vida sea consistente, concisa, clara y fácil de leer.

¿Cómo hacerlo? ¿Cómo crear una hoja de vida efectiva y profesional?

1. Usa el formato adecuado según tu situación: hay muchos formatos de hojas de vida. Dependiendo de tus circunstancias personales, elige el mejor: cronológico, funcional, combinado, enfocado a objetivos… Tómate tu tiempo.

2. Aprovéchate de los consejos para redactar hojas de vida.

3. Revisa ejemplos de hojas de vida: hay gran variedad de ejemplos para todo tipo de empleos.

4. Sé creativo: puedes usar webs gratuitas para crear online una hoja de vida que incluya elementos tradicionales, pero también elementos innovadores, como vídeos, imágenes o links hacia tus logros.

5. Revisa el contenido: hay una serie de cuestiones que no puedes dejar de incluir en tu curriculum.

6. Revisa la forma: sigue los consejos para hacer una hoja de vida sin errores.

7. Pide ayuda: antes de enviar tu curriculum a la empresa, es recomendable pedir ayuda de terceros.

Importancia de los errores en la hoja de vida

errores-hoja-de-vida

Una de las recomendaciones más repetidas para elaborar hojas de vida es la de evitar los errores ortográficos. Pero hay expertos que le dan más importancia a ese aspecto que otros.

Hay quienes piensan que la parte formal de la hoja de vida es muy importante y que si no se cuida bien puede hasta costarnos el desinterés del reclutador y, por tanto, la pérdida de la oportunidad de una entrevista de trabajo. Consideran que la ortografía dice mucho de la formación de la persona y es muy importante no mostrar carencias flagrantes en este sentido; también la presencia de erratas involuntarias en la hoja de vida la ven como algo sumamente peligroso, pues los reclutadores pueden llevar al ámbito de lo personal tu falta de atención a la hora de redactar, considerándote una persona descuidada en general y por tanto no apta para desempeñar un cargo de responsabilidad en la empresa.

En cambio, otros expertos en hojas de vida, si bien recomiendan revisar bien el curriculum antes de enviarlo, le restan importancia a los pequeños errores gramaticales u ortográficos que se puedan cometer, arguyendo que lo que más le interesa a los reclutadores es la parte de tus competencias y tu experiencia. La forma es secundaria y en modo alguno, si tus capacidades son óptimas, una pequeña errata va a hacer que tu hoja de vida acabe en la basura.

En conclusión, evita en lo posible errores en tu curriculum, pero tampoco te obsesiones. Cada vez que presentes tu hoja de vida a una oferta de empleo vuelve a leerla, pues siempre puede haber algún fallo que hayas pasado por alto con anterioridad. Siempre que no se trate de errores demasiado grandes, lo fundamental es que presentes una hoja de vida en que te vendas como la solución para la empresa, destacando tus cualidades.

Cómo hacer una hoja de vida sin errores

hoja-de-vida-sin-errores

Te ofrecemos a continuación una serie de recomendaciones que debes seguir para asegurarte de que estás elaborando una buena hoja de vida libre de errores.

Consejos para evitar errores de vocabulario en tu hoja de vida

– No uses palabras poco frecuentes o con las que no estés familiarizado. Se recomienda sobriedad.

– Mientras escribes tu hoja de vida, procura disponer de un diccionario a tu lado para poder consultarlo inmediatamente si lo necesitas.

– Una vez finalizado el escrito, no olvides pasar el corrector ortográfico.

– Lee detenidamente cada palabra de tu hoja de vida, pues puede haber algún error que el corrector sea incapaz de detectar.

– Pide también a un par de amigos que revisen tu curriculum.

Consejos para evitar errores de puntuación en tu hoja de vida

– Coloca el punto al final de cada frase.

– Sé congruente en tu uso de la puntuación.

– Evita el uso de signos de exclamación.

Consejos para evitar errores gramaticales en tu hoja de vida

– No cometas equivocaciones con los tiempos verbales; asegúrate de que utilizas los adecuados para cada trabajo que incluyas en tu hoja de vida. Las tareas que actualmente desempeñas deben ir en presente (por ejemplo, “imparto clases”), pero si se trata de actividades que realizaste con anterioridad deben ir en pasado (“impartí clases”).

– Pon mayúsculas a todos los nombres propios.

– En cuanto a las expresiones numéricas, utiliza letras cuando se trate de números entre el uno y el nueve y cifras a partir del número 10. No obstante, si la frase comienza con una expresión numérica, debes escribirla con letras (por ejemplo, “Doce años impartiendo clases”).

– Utiliza siempre el mismo formato para expresar fechas en tu hoja de vida.

No olvides revisar…

– La fecha de tus anteriores empleos.

– Tu dirección y tu número de teléfono.

Omite…

– El salario de tus anteriores trabajos.

– Tu edad, estado civil y otras informaciones que pertenecen a la esfera privada.

Detalles de diseño de tu hoja de vida

– No satures de elementos el curriculum. Ha de haber espacios en blanco donde descansar la vista.

– Sintetiza tu hoja de vida en una sola página siempre que sea posible.

– Utiliza poca variedad de fuentes; con dos es más que suficiente. Resulta imprescindible que las que elijas sean fáciles de leer.

– No abuses de mayúsculas, cursivas, negrillas, subrayados o demás métodos de enfatización.

– Para imprimir tu hoja de vida utiliza una hoja de papel blanca o de color crema. Asegúrate de que la calidad de la impresión es buena. Nunca imprimas por las dos caras.

Recuerda que una pequeña errata en tu hoja de vida, carta de presentación o cualquier otro documento que presentes para optar a una oferta de empleo, puede apartarte de tu objetivo de conseguir una entrevista de trabajo. Asegúrate de revisar y corregir tu texto para que tu documento quede perfecto.

Cómo hacer una hoja de vida por primera vez

hoja-de-vida-sin-experiencia

Te sientes con muchas ganas de incorporarte al mercado laboral. Tu problema es que careces de experiencia y/o de estudios y no sabes cómo hacer una hoja de vida por primera vez sin que parezca vacía. Aquí te ofrecemos algunos consejos para hacer una hoja de vida sin experiencia laboral o sin estudios.

Lo más importante a la hora de elaborar un buen curriculum es la actitud hacia uno mismo: debes sentirte orgulloso de las experiencias acumuladas, aunque sean mínimas, y de tus capacidades.

Hay dos campos fundamentales en toda hoja de vida: la formación y la experiencia. Mucha gente que se bloquea en ellos por diversos aspectos, ya que no tienen en cuenta la premisa fundamental enunciada anteriormente: la confianza en las propias posibilidades.

En cuanto a la formación, no debes preocuparte de la naturaleza de tus estudios, ni de si no los has terminado o has empleado más tiempo del previsto hacerlo. Debes mentalizarte de que lo importante es el aprendizaje y las competencias adquiridas durante tu período de formación, lo que te capacita para podar optar a la oferta de empleo que quieres.

El apartado de la experiencia crea muchos problemas a aquellos que no la tienen, aquellos que por ejemplo acaban de salir de la Universidad y sólo han desempeñado trabajos ocasionales, prácticas no remuneradas… Al igual que con la formación, no debes restarle importancia a tus experiencias, por mínimas que sean, pues ellas han configurado lo que eres actualmente, y tú debes presentarte en la hoja de vida como la respuesta a lo que la empresa reclutadora necesita. Debes redactar la hoja de vida de manera que en ella se dejen traslucir tus ganas de trabajar, tu empeño por mejorar y tus óptimas capacidades.

Recuerda que eres una persona única, diferente a todos los demás, con capacidades propias que pueden ser lo que una empresa esté buscando en un momento dado. Mírate con buenos ojos y refléjalo en tu curriculum, de modo que no dejes indiferente a la persona que deba leerlo.

5 tips para elaborar una hoja de vida efectiva

tips-hoja-de-vida-efectiva

A continuación vamos a darte 5 sencillos tips para hacer que tu hoja de vida sea más efectiva y, por tanto, obtengas con ella mayores probabilidades de obtener empleo. Los consejos se refieren a los datos que debemos incluir u omitir en el curriculum para que éste sea tenido en consideración por los reclutadores.

1. En el apartado de datos personales no se debe poner ni la fecha de nacimiento, ni la edad, ni el estado civil ni el número de hijos, porque esos son argumentos que las empresas pueden utilizar para no seguir con la lectura de la hoja de vida.

2. En el perfil ocupacional hay que iniciar diciendo qué tipo de profesionales somos. Así no hayamos asistido a la universidad, si hemos tenido una experiencia empírica, cuánto tiempo de experiencia; luego, hemos de decir en qué área específica y luego ampliar las competencias y habilidades.

3. La formación académica debe ser organizada de forma cronológica, de lo último que estudiamos a lo primero. En la formación complementaria debemos limitarnos a poner los cursos de los 5 últimos años.

4. Experiencia laboral: en la parte de las funciones, con viñetas; en el período de labores se debe poner día, mes y año. Si se sabe que todavía esa persona está como jefe inmediato, sí se puede poner su nombre; de lo contrario, solamente los teléfonos del área de Recursos Humanos.

5. Referencias: suelen ponerse 2, máximo 4 referencias, entre familiares y laborales.

Aunque son unas recomendaciones muy sencillas, se trata de pequeños detalles que pueden mejorar notablemente la calidad de tu hoja de vida.

El perfil profesional en la hoja de vida

perfil-profesional-hoja-de-vida

Elaborar un buen perfil profesional nos permite tener mayor posibilidad de ubicación en el mercado laboral. Se trata de un resumen de tu vida laboral y académica y de tus competencias enfocado a tener mayor oportunidad en las diferentes ofertas de trabajo.

Al tratarse de un resumen, no debería exceder las 6 líneas. En ellas debemos condensar nuestras fortalezas principales, nuestro nivel académico y de experiencia laboral y nuestras competencias técnicas y personales. En definitivo, se trata de poner el énfasis en el valor agregado que puedes aportar, frente a los otros candidatos.

El principal objetivo que hay que buscar al elaborar el perfil profesional es conectar con la persona que va a leer nuestra hoja de vida, diciéndole exactamente lo que está buscando.

La hoja de vida debe ser especializada, única para cada aplicación, porque cada empresa busca una cosa diferente de nosotros. De ahí la necesidad de tener múltiples hojas de vida. Antes de enviar la hoja de vida al posible empleador hay que mirar el perfil que buscan: todo lo que tengas que ellos pidan debes ponerlo; por el contrario, si careces de alguna característica, no debes incluirla, pues no da buenos resultados mentir en una hoja de vida.

Hay que desechar lugares comunes como “liderazgo”, “trabajo en equipo”… muy comunes en todas las hojas de vida y que no lograrán diferenciarte del resto. No olvides, además, utilizar siempre la tercera persona.

En el caso de las personas sin experiencia laboral, se debe resaltar la formación académica y las principales competencias personales. Si posees buenas capacidades interpersonales, es algo que debes incluir si eres candidato a un puesto de mercadeo y ventas, por ejemplo.

En una palabra, para elaborar un buen perfil profesional el primer paso es pararse a pensar cómo somos a nivel personal y después plasmar en el resumen nuestras competencias, orientado siempre a lo que pide la empresa que queremos que nos reclute.