1. Hacer un curriculum muy largo. Ya dijimos que la brevedad es un aspecto clave.

2. Correo electrónico informal. No se ve profesional incluir un correo electrónico que lleve nuestro apodo o que aluda a nuestra banda de rock favorita. Ningún reclutador va a tomar con seriedad el documento de una persona que no ha tenido el cuidado de crear una cuenta exclusivamente para el trabajo.

3. Faltas de ortografía. Utiliza correctores ortográficos en tu procesador de textos, aunque eso no garantiza al 100% que la hoja de vida quede libre de errores. Aquí tienes unas recomendaciones muy útiles al respecto.

4. Fotografía inapropiada. Existe controversia sobre si es pertinente o no incluir nuestra fotografía en la hoja de vida. Nosotros recomendamos incluirla, por la sencilla razón de que vivimos en un mundo en el que prima lo visual. Un curriculum sin fotografía pierde impacto y parece incompleto. Es importante presentar una imagen profesional; a poder ser, acude a un estudio fotográfico. No utilices una foto demasiado antigua, ni de redes sociales.

5. Información falsa. Es un error tratar de inflar nuestro curriculum con cifras o dar datos falsos para tratar de conseguir una entrevista porque nos estaremos cerrando puertas y perdiendo oportunidades. Debemos tener un poco más de confianza en nosotros mismos. En las 05 publicadas se encuentra el ideal que quiere encontrar la empresa, pero hay un rango de flexibilidad en los reclutadores. Hay que ser honestos con nuestra información; quizá nuestros conocimientos, experiencia y habilidades puedan compensar algún área de debilidad que tengamos en nuestro curriculum.