errores-hoja-de-vida

Una de las recomendaciones más repetidas para elaborar hojas de vida es la de evitar los errores ortográficos. Pero hay expertos que le dan más importancia a ese aspecto que otros.

Hay quienes piensan que la parte formal de la hoja de vida es muy importante y que si no se cuida bien puede hasta costarnos el desinterés del reclutador y, por tanto, la pérdida de la oportunidad de una entrevista de trabajo. Consideran que la ortografía dice mucho de la formación de la persona y es muy importante no mostrar carencias flagrantes en este sentido; también la presencia de erratas involuntarias en la hoja de vida la ven como algo sumamente peligroso, pues los reclutadores pueden llevar al ámbito de lo personal tu falta de atención a la hora de redactar, considerándote una persona descuidada en general y por tanto no apta para desempeñar un cargo de responsabilidad en la empresa.

En cambio, otros expertos en hojas de vida, si bien recomiendan revisar bien el curriculum antes de enviarlo, le restan importancia a los pequeños errores gramaticales u ortográficos que se puedan cometer, arguyendo que lo que más le interesa a los reclutadores es la parte de tus competencias y tu experiencia. La forma es secundaria y en modo alguno, si tus capacidades son óptimas, una pequeña errata va a hacer que tu hoja de vida acabe en la basura.

En conclusión, evita en lo posible errores en tu curriculum, pero tampoco te obsesiones. Cada vez que presentes tu hoja de vida a una oferta de empleo vuelve a leerla, pues siempre puede haber algún fallo que hayas pasado por alto con anterioridad. Siempre que no se trate de errores demasiado grandes, lo fundamental es que presentes una hoja de vida en que te vendas como la solución para la empresa, destacando tus cualidades.