8 preguntas importantes a candidatos a trabajar en una empresa

seleccion-personal-preguntas-entrevista

Una persona de recursos humanos experta en realizar entrevistas a futuros empleados, considera que se deben realizar ciertas preguntas de gran utilidad a estas personas. Los candidatos que sobresalen con respecto a los demás serán capaces de contestar a las siguientes preguntas con gran facilidad y con respuestas inteligentes:

1. Describa cómo es su compañía ideal, incluyendo el tamaño, el tipo de industria, la cultura, el emplazamiento y la estructura.

2. ¿Qué le gustaría conseguir en su nuevo trabajo, que no logró en su último empleo?

3. ¿Qué clase de oportunidades de crecimiento – promociones, entrenamiento, retos – debería ofrecer un nuevo trabajo?

4. ¿Qué habilidades sería capaz de agregar a su curriculum al obtener este empleo?

5. ¿Qué pregunta no le agrada que le realicen en una entrevista para un empleo? ¿A qué preguntas teme más? ¿Cómo manejaría las preguntas difíciles durante una venta?

6. ¿Cuáles son los beneficios más importantes, aparte del salario, que lo llevarían a trabajar en otra empresa?

7. ¿Qué habilidad espacial posee para ser candidato a ese empleo? ¿Por qué motivo esta empresa debería contratarlo?

8. ¿Cómo sabrá usted que ha logrado un gran éxito?

10 cosas que debes saber sobre las entrevistas de trabajo

1. La entrevista no se acaba sólo porque no hayas dado una primera impresión muy buena.

Puedes superar ese pequeño bache, recuperando rápidamente tu confianza y esforzándote en generar una mejor impresión durante el tiempo que dure la entrevista de trabajo. Finge que nada ha ocurrido y sigue adelante. Tienes que convencerte de que enmendarás tu error y saldrás de la entrevista con nota. La última impresión es realmente la que cuenta, y el torpe inicio quedará olvidado (a no ser que se te ocurra preguntar por la foto de esos niños tan feos que hay en la mesa del entrevistador).

2. Tu actitud hacia la oferta de trabajo se nota.

Ya sea a través del lenguaje corporal, o de las palabras que eliges o del tono de tu voz, si no estás interesado en el trabajo (o piensas que tienes mejores oportunidades), se notará. El truco: convéncete a ti mismo de que es la mejor oferta que tienes en este instante y compórtate de acuerdo a ello. Siempre puedes rechazar el trabajo más tarde. Pero lo que no puedes hacer es rechazar un trabajo que aún no tienes.

3. No seas engreído.

Nadie contrata a alguien que actúa como si fuera más inteligente que él. Sí, debes aparecer convencido de que eres el candidato perfecto para realizar ese trabajo. Pero no te pases. No les digas que eres genial, sólo háblales de las cosas geniales que has hecho. Ya se encargarán ellos de decidir si eres genial o no.

4. Que hayas pasado las rondas previas no quiere decir que llegues a la entrevista final.

En cada ronda de entrevistas empiezas de nuevo. Cada reclutador tiene sus propias inquietudes y preocupaciones. Y, obviamente, cuanto más alto es el puesto de aquel que te entrevista, mayores son sus exigencias. Los CEO pueden dejar fuera a candidatos simplemente porque les parece que no entienden cuáles son los objetivos de la empresa. Así que ve a cada ronda de entrevistas como si fuese la primera.

5. No hables demasiado.

Si no te incitan a proporcionar otro ejemplo que responda a una pregunta ¿por qué habrías de hacerlo? Si ya compartiste tu mejor ejemplo, cualquier cosa que digas después diluirá el impacto de tu respuesta original.

6. No vayas demasiado elegante.

Quizá pensemos lo contrario, pero hay que adaptarse al ambiente de trabajo. Sé de una persona que se presentó a la entrevista con traje y gemelos de plata, en un ambiente informal. Los reclutadores no le criticaron por la vestimenta, pero se plantearon si una persona tan estirada realmente encajaría en su ambiente de trabajo. El candidato vistió más informal en la segunda entrevista y obtuvo el empleo.

7. La preparación de la entrevista es muy importante.

Infórmate todo lo que puedas sobre los reclutadores, el trabajo y la empresa. Eso puede incrementar tus posibilidades de conseguir el empleo. Puedes elaborar una lista de cosas que quieres decir durante la entrevista que conectarán con la oferta y con la gente de la compañía. Cuantas más cosas tengáis en común, más cómodos se sentirán los entrevistadores contigo.

8. Decir que aprendes rápido es lo mismo que decir que no tienes experiencia.

Si dices que no tienes conocimientos en determinada área, pero que aprendes rápido, básicamente el mensaje que transmites es “No tengo ni idea sobre eso”. En su lugar, puedes decir “No tengo experiencia con ese campo, pero sí sé un montón sobre este otro, y son bastante similares”. Si realmente son parecidos los dos campos que comparas, ellos juzgarán por sí mismos si verdaderamente serás capaz de aprender rápido y adquirir la habilidad requerida.

9. La entrevista dura mucho más de lo que parece.

Debes tener en cuenta que serás evaluado por cada una de las personas con las que hables dentro del edificio de la empresa. Los recepcionistas y los administrativos son muy buenos apreciando las capacidades secundarias de los candidatos (su personalidad, sus habilidades comunicativas…). No creas que estás esperando en el recibidor sólo porque el entrevistador llega tarde.

10. Hacer preguntas al final de la entrevista puede ser una oportunidad para destacar.

Haciendo las preguntas adecuadas, tienes la oportunidad de demostrar que te importa el puesto de trabajo al que aspiras y que te implicas en él. Además, te permite añadir algunas otras habilidades que tengas, mediante la técnica de incluirlas dentro de la pregunta. Por ejemplo, podrías preguntar sobre una tecnología/herramienta/aplicación que a ellos les interesaría y decirles que eres un experto en ella. Por ejemplo: “¿Se ha planteado la compañía utilizar tal herramienta para acelerar tal proceso? Yo he trabajado con ella durante más de dos años y lo cierto es que funciona”. También puedes hacer preguntas que den pie a una interesante conversación, no sólo a una simple respuesta.

La pregunta sobre la aspiración salarial en la entrevista de trabajo

salario-sueldo-entrevista-de-trabajo

¿Cómo se contesta en una entrevista de trabajo a la pregunta “¿Cuál es es tu aspiración salarial?”

No debemos hablar de las aspiraciones salariales hasta el final, pues lo que interesa es no dar motivos que de entrada te alejen del empleo sin tan siquiera haberte dado a conocer.

Cuando te pregunten esto, debes dar una respuesta abierta, por ejempo: “Mi aspiración es ésta, pero, dependiendo de la capacidad de aprendizaje, de las responsabilidades y del crecimiento que pueda tener en la empresa estoy dispuesto a considerar esa cifra”.

Sólo se debe negociar sobre el sueldo cuando ya te han ofrecido el puesto de trabajo.

5 consejos para iniciar la búsqueda de empleo

busqueda-empleo-consejos

1. Decídete a encaminar tu vida: tal vez te sientas cómodo en tu situación de desempleo, pero no feliz; sal de la zona de confort, decide qué es lo que quieres hacer realmente y toma acción para conseguirlo. Hoy es el día.

2. Desempolva la hoja de vida y sácale todo lo que le sobra, que suelen ser esas palabras comunes colocadas en el perfil profesional (“personalidad dinámica, dispuesta a aprender, colaboradora…”, “sin temor a los retos y a los cambios”). Incluye en el perfil profesional únicamente aquellas capacidades que la empresa necesita de ti, aquello que te diferencia del resto. Es muy importante personalizar la hoja de vida, hacer una específica para cada oferta laboral, no cientos de copias de un mismo curriculum (no es la misma hoja de vida que se debe presentar para un vicepresidente comercial que para un gerente técnico, por poner un ejemplo).

3. Amplía tu red de contactos. Ingresa en LinkdIn, una red social en la que puedes registrar tu hoja de vida permitiendo que otra gente te pueda conocer. Ve a la bolsa de trabajo de tu universidad. Ayuda a tus amigos, estrecha lazos para que te ayuden en reciprocidad; esto será más efectivo que un “si sabes algo de un trabajo, me avisas”.

4. Cambia tu actitud en la entrevista de trabajo. Uno siempre quiere llegar impresionando. Más que mostrarse interesante, hay que llegar mostrando interés. En lugar de listar todo lo que has hecho, pregunta y, sabiendo lo que necesitan, contesta de acuerdo a lo que necesitan. Mucha gente es capaz de hacer un trabajo, pero hoy en día se contrata al que realmente lo quiere.

5. Ten esperanza. Si no crees que vas a lograr el trabajo que quieres ¿quién lo va a creer por ti? Si no te crees capaz de realizar el trabajo, difícilmente lograrás convencer al empleador de tu idoneidad para el empleo en cuestión. Además, la autoestima elimina los nervios a la hora de hablar en una entrevista.

Esperamos que lleves a la práctica estos consejos y que tengas una búsqueda de empleo exitosa.

5 recomendaciones para una entrevista de trabajo

recomendaciones-entrevista-de-trabajo

Te ofrecemos 5 recomendaciones que debes tener muy en cuenta al presentarte a una entrevista de trabajo:

1. Muestra interés, pero un interés verdadero. Recuerda que la hipocresía no lleva a ningún lado.

2. Sonríe. La sonrisa genera empatía y abre la puerta para entablar una conversación relajada y tranquila, en la que tienes que mostrarte amable y como una persona en la que se puede confiar.

3. Nadie va a confiar en ti si tú no confias primero en ti mismo, así que lleva la autoestima bien alta.

4. No hables mal de tus anteriores jefes o compañeros. Hablar mal de otros habla mal también de uno mismo.

5. Conoce muy bien tu hoja de vida, porque la entrevista va a versar sobre ella. Hay quienes no saben ni lo que pusieron en su curriculum ni por qué lo pusieron y, al ser preguntados, no saben qué contestar, dando muy mala imagen. Mostrar que se tienen las ideas claras es fundamental.

Importancia de los errores en la hoja de vida

errores-hoja-de-vida

Una de las recomendaciones más repetidas para elaborar hojas de vida es la de evitar los errores ortográficos. Pero hay expertos que le dan más importancia a ese aspecto que otros.

Hay quienes piensan que la parte formal de la hoja de vida es muy importante y que si no se cuida bien puede hasta costarnos el desinterés del reclutador y, por tanto, la pérdida de la oportunidad de una entrevista de trabajo. Consideran que la ortografía dice mucho de la formación de la persona y es muy importante no mostrar carencias flagrantes en este sentido; también la presencia de erratas involuntarias en la hoja de vida la ven como algo sumamente peligroso, pues los reclutadores pueden llevar al ámbito de lo personal tu falta de atención a la hora de redactar, considerándote una persona descuidada en general y por tanto no apta para desempeñar un cargo de responsabilidad en la empresa.

En cambio, otros expertos en hojas de vida, si bien recomiendan revisar bien el curriculum antes de enviarlo, le restan importancia a los pequeños errores gramaticales u ortográficos que se puedan cometer, arguyendo que lo que más le interesa a los reclutadores es la parte de tus competencias y tu experiencia. La forma es secundaria y en modo alguno, si tus capacidades son óptimas, una pequeña errata va a hacer que tu hoja de vida acabe en la basura.

En conclusión, evita en lo posible errores en tu curriculum, pero tampoco te obsesiones. Cada vez que presentes tu hoja de vida a una oferta de empleo vuelve a leerla, pues siempre puede haber algún fallo que hayas pasado por alto con anterioridad. Siempre que no se trate de errores demasiado grandes, lo fundamental es que presentes una hoja de vida en que te vendas como la solución para la empresa, destacando tus cualidades.

Cómo hacer una hoja de vida sin errores

hoja-de-vida-sin-errores

Te ofrecemos a continuación una serie de recomendaciones que debes seguir para asegurarte de que estás elaborando una buena hoja de vida libre de errores.

Consejos para evitar errores de vocabulario en tu hoja de vida

– No uses palabras poco frecuentes o con las que no estés familiarizado. Se recomienda sobriedad.

– Mientras escribes tu hoja de vida, procura disponer de un diccionario a tu lado para poder consultarlo inmediatamente si lo necesitas.

– Una vez finalizado el escrito, no olvides pasar el corrector ortográfico.

– Lee detenidamente cada palabra de tu hoja de vida, pues puede haber algún error que el corrector sea incapaz de detectar.

– Pide también a un par de amigos que revisen tu curriculum.

Consejos para evitar errores de puntuación en tu hoja de vida

– Coloca el punto al final de cada frase.

– Sé congruente en tu uso de la puntuación.

– Evita el uso de signos de exclamación.

Consejos para evitar errores gramaticales en tu hoja de vida

– No cometas equivocaciones con los tiempos verbales; asegúrate de que utilizas los adecuados para cada trabajo que incluyas en tu hoja de vida. Las tareas que actualmente desempeñas deben ir en presente (por ejemplo, “imparto clases”), pero si se trata de actividades que realizaste con anterioridad deben ir en pasado (“impartí clases”).

– Pon mayúsculas a todos los nombres propios.

– En cuanto a las expresiones numéricas, utiliza letras cuando se trate de números entre el uno y el nueve y cifras a partir del número 10. No obstante, si la frase comienza con una expresión numérica, debes escribirla con letras (por ejemplo, “Doce años impartiendo clases”).

– Utiliza siempre el mismo formato para expresar fechas en tu hoja de vida.

No olvides revisar…

– La fecha de tus anteriores empleos.

– Tu dirección y tu número de teléfono.

Omite…

– El salario de tus anteriores trabajos.

– Tu edad, estado civil y otras informaciones que pertenecen a la esfera privada.

Detalles de diseño de tu hoja de vida

– No satures de elementos el curriculum. Ha de haber espacios en blanco donde descansar la vista.

– Sintetiza tu hoja de vida en una sola página siempre que sea posible.

– Utiliza poca variedad de fuentes; con dos es más que suficiente. Resulta imprescindible que las que elijas sean fáciles de leer.

– No abuses de mayúsculas, cursivas, negrillas, subrayados o demás métodos de enfatización.

– Para imprimir tu hoja de vida utiliza una hoja de papel blanca o de color crema. Asegúrate de que la calidad de la impresión es buena. Nunca imprimas por las dos caras.

Recuerda que una pequeña errata en tu hoja de vida, carta de presentación o cualquier otro documento que presentes para optar a una oferta de empleo, puede apartarte de tu objetivo de conseguir una entrevista de trabajo. Asegúrate de revisar y corregir tu texto para que tu documento quede perfecto.