formatos-hojas-de-vida

Existen varios modelos de hojas de vida. En algunos empleos te piden que lleves un formato de hoja de vida preimpreso, fácil de conseguir en cualquier papelería. En otras ofertas de trabajo, como por ejemplo en la función pública, son ellos quienes te dan su propio formato de hoja de vida, el cual debes diligenciar de acuerdo a sus indicaciones. Otra opción es utilizar un modelo de hoja de vida propio, las llamadas hojas de vida de diseño libre, en las cuales las personas colocan su información personal, estudios y experiencia en la forma en que les parece más llamativa.

Los formatos de hojas de vida del primer tipo (prediseñadas, preimpresas o de diseño rígido) son formatos predefinidos, realizados por entidades privadas u oficiales que, según sus requerimientos, determinan el tipo de información que ha de diligenciarse. Este tipo de hoja de vida se entrega al candidato al puesto de trabajo o bien se pone a disposición de éste para que la rellene por Internet.

En esta modalidad encontramos la hoja de vida Minerva 10-00, la Minerva 10-03 y los formatos diseñados por las mismas empresas que hacen la selección.

El objetivo de este tipo de formatos de hojas de vida es que el aspirante proporcione información sobre sí mismo con precisión y orden.

Por su parte, las hojas de vida de libre diseño o no rígidas no las elabora la empresa reclutadora sino el propio candidato al puesto de trabajo. Hay que prestar atención a diversos detalles para que la hoja de vida diseñada por uno mismo se presente atractiva para el reclutador y por lo tanto nos dé opciones de conseguir el empleo al que estamos aplicando. Existe gran variedad de hojas de vida de libre diseño, tanto de estilo como de presentación, dependiendo de muchos factores. Lo fundamental es ofrecer información veraz, adecuada y concisa.

Aunque se trata de un diseño libre, estas hojas de vida han de prestar atención a ciertos parámetros estructurales, a partir de los cuales cada uno puede dar su toque personal.