5 consejos para iniciar la búsqueda de empleo

busqueda-empleo-consejos

1. Decídete a encaminar tu vida: tal vez te sientas cómodo en tu situación de desempleo, pero no feliz; sal de la zona de confort, decide qué es lo que quieres hacer realmente y toma acción para conseguirlo. Hoy es el día.

2. Desempolva la hoja de vida y sácale todo lo que le sobra, que suelen ser esas palabras comunes colocadas en el perfil profesional (“personalidad dinámica, dispuesta a aprender, colaboradora…”, “sin temor a los retos y a los cambios”). Incluye en el perfil profesional únicamente aquellas capacidades que la empresa necesita de ti, aquello que te diferencia del resto. Es muy importante personalizar la hoja de vida, hacer una específica para cada oferta laboral, no cientos de copias de un mismo curriculum (no es la misma hoja de vida que se debe presentar para un vicepresidente comercial que para un gerente técnico, por poner un ejemplo).

3. Amplía tu red de contactos. Ingresa en LinkdIn, una red social en la que puedes registrar tu hoja de vida permitiendo que otra gente te pueda conocer. Ve a la bolsa de trabajo de tu universidad. Ayuda a tus amigos, estrecha lazos para que te ayuden en reciprocidad; esto será más efectivo que un “si sabes algo de un trabajo, me avisas”.

4. Cambia tu actitud en la entrevista de trabajo. Uno siempre quiere llegar impresionando. Más que mostrarse interesante, hay que llegar mostrando interés. En lugar de listar todo lo que has hecho, pregunta y, sabiendo lo que necesitan, contesta de acuerdo a lo que necesitan. Mucha gente es capaz de hacer un trabajo, pero hoy en día se contrata al que realmente lo quiere.

5. Ten esperanza. Si no crees que vas a lograr el trabajo que quieres ¿quién lo va a creer por ti? Si no te crees capaz de realizar el trabajo, difícilmente lograrás convencer al empleador de tu idoneidad para el empleo en cuestión. Además, la autoestima elimina los nervios a la hora de hablar en una entrevista.

Esperamos que lleves a la práctica estos consejos y que tengas una búsqueda de empleo exitosa.

El perfil profesional en la hoja de vida

perfil-profesional-hoja-de-vida

Elaborar un buen perfil profesional nos permite tener mayor posibilidad de ubicación en el mercado laboral. Se trata de un resumen de tu vida laboral y académica y de tus competencias enfocado a tener mayor oportunidad en las diferentes ofertas de trabajo.

Al tratarse de un resumen, no debería exceder las 6 líneas. En ellas debemos condensar nuestras fortalezas principales, nuestro nivel académico y de experiencia laboral y nuestras competencias técnicas y personales. En definitivo, se trata de poner el énfasis en el valor agregado que puedes aportar, frente a los otros candidatos.

El principal objetivo que hay que buscar al elaborar el perfil profesional es conectar con la persona que va a leer nuestra hoja de vida, diciéndole exactamente lo que está buscando.

La hoja de vida debe ser especializada, única para cada aplicación, porque cada empresa busca una cosa diferente de nosotros. De ahí la necesidad de tener múltiples hojas de vida. Antes de enviar la hoja de vida al posible empleador hay que mirar el perfil que buscan: todo lo que tengas que ellos pidan debes ponerlo; por el contrario, si careces de alguna característica, no debes incluirla, pues no da buenos resultados mentir en una hoja de vida.

Hay que desechar lugares comunes como “liderazgo”, “trabajo en equipo”… muy comunes en todas las hojas de vida y que no lograrán diferenciarte del resto. No olvides, además, utilizar siempre la tercera persona.

En el caso de las personas sin experiencia laboral, se debe resaltar la formación académica y las principales competencias personales. Si posees buenas capacidades interpersonales, es algo que debes incluir si eres candidato a un puesto de mercadeo y ventas, por ejemplo.

En una palabra, para elaborar un buen perfil profesional el primer paso es pararse a pensar cómo somos a nivel personal y después plasmar en el resumen nuestras competencias, orientado siempre a lo que pide la empresa que queremos que nos reclute.

Qué es una hoja de vida y sus partes

Definición de hoja de vida

Podríamos definir la hoja de vida como la herramienta principal de que dispone un candidato en la búsqueda de empleo.

hoja-de-vida-que-es-definicion

La hoja de vida es la carta de presentación del aspirante, el primer y probablemente único contacto que lleguen a tener la mayoría de los candidatos con la empresa que quieren que los reclute. Esto le confiere a la hoja de vida una gran relevancia, puesto que en ella deberemos condensar la información más importante de nuestra historia laboral para poder presentarnos adecuadamente ante una empresa.

Tener en cuenta…

Antes de hacer una hoja de vida es importante sentarse a determinar cuáles son las competencias laborales que se tienen, cuál es el historial laboral que permite identificar tus fortalezas y debilidades. Hay que determinar si el camino por el que se quiere optar para el desarrollo de nuestra carrera profesional es realmente el camino de tener empleo en una empresa formal y no ser independiente o emprendedor.

Para elaborar una hoja de vida hay que tener en cuenta cuatro principios fundamentales:

Principio de precisión: las cifras que utilicemos en la hoja de vida tienen que haber sido verificadas y tenemos que constatar que corresponden a lo que son. Hay que tener cuidado con cifras como fechas de estudios, fechas de experiencias laborales, cifras de logros de ventas, etc.

Principio de extensión: ¿qué tan larga ha de ser una hoja de vida? No hay un ideal en esto. Coinciden los responsables de las áreas de recursos humanos en que una hoja de vida de entre 2 y 3 páginas está bien. Lo que hay que cuidar es no omitir ciertos detalles que resulten relevantes para los profesionales que se encargan de la selección y reclutamiento y no incluir mucha información que no resulte importante, porque los profesionales de recursos humanos tienen que leer cientos y cientos de hojas de vida y probablemente omitan la lectura de mucha información y, si ven que es muy larga, pueden desinteresarse en nuestro curriculum.

Principio de honestidad: es muy importante que toda la información que depositemos en nuestra hoja de vida sea absolutamente veraz, pues los procesos de selección y reclutamiento tienen fases posteriores de verificación de esta información, donde el responsable de recursos humanos revisa y hace un proceso de referenciación de que todo lo que hayamos depositado se corresponda con la realidad, que efectivamente poseamos los grados y los títulos que decimos tener y que los trabajos que hayamos desempeñado tengan la relevancia que dijimos que tenían. Es muy importante que todo sea veraz, pues podemos quedar vetados en caso de que omitamos o incluyamos información que no corresponda a la realidad y eso nos puede significar posteriores problemas en el mercado laboral.

Principio de relevancia: conocer el cargo en la empresa para la que nos estamos postulando, de tal manera que podamos colocar aquella información que sea realmente relevante, como, por ejemplo, que hemos trabajado en sectores industriales o desempeñando roles similares a aquellos a los que estamos aspirando.

Partes o estructura de una hoja de vida

Toda buena hoja de vida ha de tener 6 elementos fundamentales:

Encabezado: toda la información que tiene que ver con los datos personales y de contacto del candidato. Es importante no olvidarse de actualizar el número de teléfono celular, los correos electrónicos… Resulta difícil de creer, pero es este uno de los poblemas más frecuentes en las hojas de vida, la dificultad de la empresa para contactar con nosotros debido a datos desactualizados.

Perfil profesional: es fundamentalmente un resumen, en unas 5 líneas, de tu hoja de vida, que le permitirá rápidamente al profesional de recursos humanos detectar a grandes rasgos cuál es tu capacidad global y tu capacidad de aporte a esa organización por estudios, por formación, por experiencia…

Formación académica: en esta sección aparecen los estudios del candidato.

Experiencia laboral: resulta sumamente relevante poner todas las funciones y logros, no sólo el título del cargo y los años que has estado en ese cargo en cada organización, sino acompañar alguna descripción de ese cargo que le permita al profesional de recursos humanos entender fácilmente tu rol y cuál eran las actividades que desempeñabas dentro de esa organización.

Otros datos de interés: ahí suele colocarse información respecto al nivel de dominio de idiomas. Si teienes nivel de bilingüismo, es recomendable decir dónde aprendiste una segunda lengua, cuál es tu nivel hablado, escrito y de lectura, es decir, cuál es tu habilidad con ese segundo idioma. Se incluyen también aquí otros conocimientos relevantes, dependiendo mucho del trabajo al que estés aspirando, como tus conocimientos específicos en informática, programas estadísticos, hojas de cálculo…

Referencias laborales: algunos de los profesionales de recursos humanos desestiman esta sección, pues consideran que la información depositada ahí por el candidato no es necesariamente información que resulte conveniente. Se trata de incluir de forma clara los datos de contacto de los jefes de posiciones anteriores para facilitar que la empresa que está haciendo el proceso de selección y reclutamiento recabe información sobre su desempeño y sobre los diferentes valores en las posiciones que ha ocupado en el pasado. Pero es un tema controvertido y las opiniones al respecto en recursos humanos siguen siendo diversas.

hoja-de-vida-partes-estructura

Recomendaciones finales

Hay algunos casos especiales en ciertas hojas de vida de ciertos sectores específicos que deben ajustarse a sus necesidades particulares, como las hojas de vida de diseñadores, comunicadores sociales, periodistas, arquitectos… en donde se deben además incluir dossieres u otro tipo de información que resulte relevante para el profesional de recursos humanos en la selección y reclutamiento de personal.

Para finalizar, queremos hacer referencia a la transformación que ha incorporado en la selección y en la búsqueda de empleo en el mercado el tema de Internet. La red se ha convertido en la principal fuente de búsqueda de empleo para los profesionales y para los diferentes candidatos hoy en día. Es importante que le demos a esta vía la misma importancia que a la tradicional, y que la información que depositemos no esté desactualizada, pues puede haber empresas que nos estén buscando al otro lado de la pantalla.